cruising urbano

Un poco de cardio

Decidir si entrenar en un gimnasio cerrado o al aire libre, e incluso cómo me visto para hacer deporte o lo que haré después, es una decisión que va más allá de un gusto por un entrenamiento en especial, lo pienso, sobre todo, para saber cuánto estoy dispuesto a disfrutar con quienes me puedo encontrar y cómo pasar un buen rato de ligue y excitación en medio del sudor y unos cuantos cuerpos.

Medias largas, una t-shirt negra, jockstraps de malla, un short (pantaloneta) que realce lo realmente importante, y gorra hacia atrás, listo, ya estoy cómodo y con el look perfecto… Ahora sí, a darle con toda.

Un poco de pecho, triceps y que no falten las sentadillas, obvio aprovechando el panorama que tengo en frente, con el juego de miradas que estamos teniendo mientras cuento cada repetición al ritmo de techno en mis audífonos. No puedo evitar que se evidencie en mi cuerpo lo que disfruto del momento, porque así como me gusta ver, sentirme observado es un placer culposo.

Tengo frente a mí, la presa que no me quita la mirada mientras sumo repeticiones con la ayuda de mi outfit que sube la temperatura de la ocasión. El short está al límite de mi cadera dejando entrever un jockstrap, que, con cada movimiento, resalta exacto lo que quiero y como lo quiero; el sudor va corriendo por mi frente y ese aroma a masculinidad saliendo por cada uno de mis poros es una alerta, porque, obvio, ya sabemos lo que va a pasar ahora y justo para dónde vamos.

La ventaja de entrenar al aire libre, en lugares como el Parque Nacional en Bogotá o el Cerro Nutibara en Medellín, es que las oportunidades de cruising luego de entrenar, son mejores. Me tomo un respiro para divisar los espacios alrededor, estiro un poco, todo se levanta, un poco de agua se derrama por mi pecho, así que, obvio desafortunadamente, tendré que quitarme la t-shirt, accidentes que suceden… La tensión sube, sostenemos la mirada, me organizo las medias hasta la rodilla y la pantaloneta justo donde quiero que estén.

No hay porqué perder tiempo, es suficiente ejercicio por ahora, salgo del lugar, viene detrás mío y sabemos que lo que ahora haremos, será justamente lo que estábamos esperando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×