neopreno

Un cuerpo, dos vidas y comodidad por disfrutar

En ocasiones al salir del trabajo, cuando ando en Bogotá suelo ir a tomarme algo en algún bar de Chapinero cerca al Parque de Lourdes, aprovechando que me queda cerca de la oficina y la casa, además de vez en cuando no cae mal un poco de diversión.

De por sí, en mi día a día e incluso cuando debo viajar, me gusta agregar experiencias sensoriales en mí, no sólo porque piense que durante el tiempo libre pueda irme a ligar o a tomar algo, sino simplemente, porque todo lo que produce en mi cuerpo es un constante juego conmigo mismo y quien me quiera ver.

Usar una pechera y/o un jockstrap de neopreno por debajo de las prendas que puedo tener en mi diario vivir me da una ilusión de una doble vida donde por fuera me ves desde un punto, pero cuando te dejo entrar más a mí, descubres algo mucho mejor ¿no crees?

Todo es un juego de siluetas y situaciones donde el morbo de ser descubierto o de querer compartir está a la vuelta de la esquina, de la puerta de un baño de Theatron, un privado en Gigolo Erotic House o de un video como Angel’s. Así qué el toque mágico para vivir una experiencia cada vez más intensa no puede faltar, mi outfit favorito.

Anoche decidí salir a tomarme unas cuantas copas, los jueves no tienen por qué se aburridos. Era happy hour y el bartender ya sabe mis gustos, fui directo a la barra, me deshice del blazer y la corbata, me desabotoné un poco la camisa y un poco de la pechera se empezó a ver, simplemente para cautivar una que otra mirada, la noche es larga y el lugar ya se empieza a llenar, el DJ y yo ya cruzamos nuestras primeras miradas, le gustó mi underlook de neopreno, así que bueno, ustedes ya saben, esto va para largo, el resto se los dejo a su propia imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×